Afin Facebook

Noticias

13 de Diciembre del 2017

Hay gobiernos locales que obstaculizan el desarrollo de las telecomunicaciones al prohibir la colocación de antenas bajo el argumento de posibles daños a la salud. Esta situación afecta al crecimiento económico, según Conatel, cuyos técnicos aseguran que las radiaciones de las torres están por debajo de los niveles máximos fijados por ley. La Comisión Nacional… Leer más »

Hay gobiernos locales que obstaculizan el desarrollo de las telecomunicaciones al prohibir la colocación de antenas bajo el argumento de posibles daños a la salud. Esta situación afecta al crecimiento económico, según Conatel, cuyos técnicos aseguran que las radiaciones de las torres están por debajo de los niveles máximos fijados por ley.

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), representantes del Ministerio de Salud y la Secretaría del Ambiente (Seam) defendieron ayer ante los medios de comunicación la importancia de la instalación de radiobases, antenas o torres de las operadoras telefónicas, tanto para el mejoramiento del servicio como para el crecimiento de la economía.

El Gobierno central y las empresas telefónicas, así como el ente regulador, están preocupados por los obstáculos que plantean algunos gobiernos locales, los que traban la ampliación de cobertura de las telefónicas al no permitir la instalación de antenas. Se refieren al hecho de que algunas municipalidades emiten ordenanzas contra la colocación de las torres con el argumento de que las mismas dañan la salud de las personas.

Los técnicos de Conatel, sin embargo, aseguraron que las radiaciones no ionizantes que emiten las antenas no provocan daños a la salud. Es más, los últimos controles que hicieron confirman, según alegan, que están por debajo de los niveles fijados por el Decreto 10.071.

El director titular del ente regulador, Óscar Campuzano, señaló que “los usuarios se quejan ante el ente contra las operadoras de telefonía móvil por el mal servicio que prestan, pero contradictoriamente se oponen a la instalación de más antenas y radiobases, que son las que les permitirán tener mejor calidad de servicios”.

“La inversión en antenas de las operadoras telefónicas implica una mejor comunicación y conectividad, que a su vez permite el crecimiento de la economía. Entonces tenemos que buscar una solución a este problema”, señaló Campuzano, recordando que el problema en la capital había comenzado en el 2004, cuando la Comuna local aprobó una ordenanza contra las antenas de las operadoras telefónicas.

Actualmente, las zonas problemáticas son Coronel Oviedo, Pilar, Villarrica y Caaguazú, ciudades adonde habitualmente acuden técnicos del regulador para explicar a los intendentes, concejales y usuarios sobre los niveles bajos de radiación y los problemas generados en la comunicación por la falta de radiobases.